domingo, 18 de diciembre de 2011

¿LA BELLEZA, UNA PROMESA DE FELICIDAD?

Stendhal era el Pseudónimo de Henry-marie Beyle, famoso escritor romántico del siglo XIX, hoy día más conocido  por  el famoso  síndrome que lleva su nombre que por su obra. Ejerció de diplomático  en  Italia, país por el cual   mostró siempre una profunda admiración.
Afirmaba que la Belleza es una promesa de felicidad, pero, ¿Realmente es así?


                                ¿LA BELLEZA, UNA PROMESA DE FELICIDAD?


El manantial (The Fountainhead).1949 dirigida por King Vidor , está protagonizada por Gary Cooper (Howard Roark), Patricia Neal (Dominique Francon).


-      ¿Sabe que hacia cuando ha llegado usted? Tenia una estatua que compre en Europa, la estatua de un Dios, creo que estaba enamorada de él… ¡Pues la he roto!
-      ¿Que la ha Roto?!!!...
-      ¡La tire por la ventana!
-      ¿Por qué?!!!...
-      ¡Para no tener que amarla!. No quiero estar atada a nada. La he destruido para que no formara parte de un mundo donde la belleza, el genio y la grandeza no tienen oportunidad (…)



Al contrario de la opinión de la mayoría, "El manantial" no  es una película  sobre Arquitectura y Arquitectos; es una película que utiliza hábilmente  la eterna discusión de cual debe de ser el papel del Arte y los artistas en la sociedad para hacer apología de determinadas opciones políticas.
Entenderemos  esta  defensa de la libertad individual a ultranza si se analizamos  mínimamente la biografía de  Ayn Rand (Pseudónimo de Alissa Zinovievna Rosenbaum ), autora de la novela y del guión de la película. Ayn Rand nació en San Petersburgo en 1905. Hija de burgueses rusos  se exilio en 1926  en los Estados Unidos  al  perderlo  todo tras la revolución bolchevique. Desarrollo un sistema filosófico denominado objetivismo que defendía el egoísmo, el individualismo y el capitalismo como único sistema económico que permite al ser humano desarrollarse como tal. Sostenía que el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón; que cada individuo tiene derecho a existir por sí mismo sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros, muy en la línea con  liberalismo económico por lo que es fácil intuir la aceptación que su propuesta  tubo en la  América anticomunista de postguerra.
Como ya he comentado no es por azar que el Arte elegido para  apoyar esta propuesta ideológica sea la Arquitectura que  a diferencia de otras Artes está considerada en Europa como un “Arte Civil”, es decir   las necesidades de la sociedad deben inspirar la creación del Arquitecto, y solo después su obra podrá llegar a ser considerada Arte; por el contrario el Arquitecto norteamericano es un “Artista”  que reivindica su trabajo como  acto de la  libre expresión de su  voluntad, de la misma forma que lo es la del escultor, el pintor o el coreógrafo, pues solo mediante la libre expresión del genio  creativo,  la obra de  Arte  podrá llegar a ser  verdaderamente  útil y servir a la sociedad.
Dejando a un lado toda la carga ideológica, en la película se hacen discusiones sobre  la  Belleza  dignas de ser enmarcadas.   Una de ellas es cuando Dominique tira una estatua del Dios Helios  por la ventana en un aparente ataque de locura.
La historia precedente podría bien ser esta:   Dominique  fue a Europa en un  anhelado viaje para  admirar el Arte y la historia del viejo continente. En una visita a  un  pequeño museo de un pueblo italiano descubrió  una estatua del Dios Helios y  impresionada por su belleza confesó que daría cualquier cosa por poseerla...
...Ya en casa empezó a pensar  en la historia de la estatua y lo injusto que fue cómo había llegado hasta ella, tratada como vil mercancía sin ser admirada verdaderamente  por nadie. Poco a poco   la emoción se convirtió  en una inmensa tristeza y amargura.
Dominique siente  un profundo y apasionado amor por la estatua, un amor cuasi carnal  como si la inmensa belleza de la obra de Arte  pudiese hacer que se traspasara el límite físico  de la materia y este sentimiento pudiese insuflarle vida.
Sin embargo  la destruye para ”no tener que amarla” y  “para no obligarla a  vivir en un mundo donde la Belleza, el genio y  la grandeza no tienen oportunidad”,  busca  liberar a la obra de Arte de una existencia de incomprensión y desprecio, como si  por el milagro de la transustancialización de la materia la estatua  pudiese sentir el dolor de vivir en un mundo donde la Belleza  no se valora. Comparte su sufrimiento y ello le resulta insoportable, por eso al destruirla los dos se liberan como en una apasionada y dramática obra shakesperiana. La escena simboliza el  “suicidio asistido del Arte”. Dominique “mata” simbólicamente al Arte para liberarlo de la pesada carga de existir  en un mundo mediocre y sin sensibilidad.

¿Podría entenderse entonces que Yan Rayn propone todo lo contrario que Stendhal?  ¿Que una vida compartida con la Belleza  es sobre todo  fuente de sufrimiento?.
El Arte y la Belleza son “promesa de felicidad” , pero como nos advierte Stendhal es solo eso,  promesa., pues, ¿que es  la felicidad si no aquello que sentimos justo antes de conseguir lo que deseamos?

¿Que procedas del cielo o del infierno, qué importa,
¡Oh, Belleza! ¡monstruo enorme, horroroso, ingenuo!
Si tu mirada, tu sonrisa, tu pie me abren la puerta
De un infinito que amo y jamás he conocido?


Charles Boudelaire. Fragmento de “Hidno a la Belleza” 
Tradución de  Antonio Martínez Sarrión



Os invito a admirar el fragmento de la pelicula:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada